El espacio de co-creación ubicado en la Calle de la Cultura es un lugar para la innovación, con un mobiliario cómodo, moderno y funcional para facilitar el trabajo en equipo, la inspiración y el surgimiento de nuevas ideas.

Algunos de los propósitos conjuntos que se pueden perseguir para aprovechar este ambiente al máximo son: entender el mercado y los clientes, reconocer el estado del arte en una industria particular, crear propuestas de manera colaborativa, desarrollar prototipos, hacer simulaciones o pruebas pilotos, entre otros.

 

Una correcta disposición de los residuos y un uso cuidadoso de los enseres permitirán que todos los estudiantes tengan la posibilidad de disfrutar de esta zona dedicada al crecimiento personal y profesional.