Menú

Bienestar en la EIA

Ruta de prevención del suicidio

De acuerdo con Emile Durkheim, el suicidio es “todo caso de muerte que resulte, directa o indirectamente, de un acto, positivo o negativo, realizado por la propia víctima, a sabiendas de que debía producir ese resultado”. Este puede estar precedido por pensamientos e intentos iniciales. La ideación suicida, por su parte, podría definirse como “aquellos pensamientos intrusivos y repetitivos sobre la muerte autoinfligida, sobre las formas deseadas de morir y sobre los objetos, circunstancias y condiciones en que se propone morir” (Luz de Lourdes Eguiluz).

Alrededor de esta problemática, surgen muchos mitos o conceptos erróneos tales como:

  • El suicidio no se puede prevenir.
  • El suicidio es una reacción normal a una situación anormal.
  • Hablar sobre el suicidio incrementa el riesgo de una conducta suicida.
  • Las personas que hablan sobre suicidio intentarán suicidarse.

Es de vital importancia reconocer que este problema existe en nuestro entorno y que no se trata de un problema aislado que deba ser objeto de vergüenza u ocultamiento. El suicidio es un fenómeno global complejo que está en aumento y es multifactorial, puesto que no obedece solo a factores individuales, sino también a aspectos familiares, académicos y sociales que se pueden prevenir e intervenir.

En la Universidad EIA se ha diseñado una ruta de atención en aras de prevenir el suicidio.

Si una persona cercana a ti presenta pensamientos y deseos de quitarse la vida, ideas transitorias o planes de causarse la muerte, o se comporta de manera que pueda hacerse daño…

  1. No te separes de ella.

  2. Identifica el riesgo: ¿intentó hacerse daño?, ¿ha manifestado que planea hacerse daño?

  3. Busca ayuda en la universidad: acércate a un empleado o al área de Bienestar, preferiblemente a las psicólogas.

  4. Pide a cualquier empleado que te ponga en contacto con el personal de Atención Prehospitalaria (APH). Si estás fuera de la institución, acude al servicio de urgencias.
Translate